Patrimonio cultural es aquello que, como sociedad, decidimos proteger y transmitir a futuras generaciones. Está formado por los bienes muebles, inmuebles e inmateriales y conforma nuestra identidad, individual y colectiva. El concepto actual de patrimonio cultural implica la participación activa de la sociedad en todos sus procesos; es decir, su valor y función sociales.

En 2005, la Convención de Faro (Consejo de Europa) declaró la importancia de colocar a las personas y los valores humanos en el centro del patrimonio cultural. Por lo que es en este sentido en que la gestión del patrimonio cultural debe actuar. La dimensión social del patrimonio cultural, en las últimas décadas, ha tomado protagonismo, y esta reclama enérgicamente la vinculación entre patrimonio cultural y sociedad en su gestión.

Hace décadas surgió un gran interés por el medioambiente debido al impacto de la actividad humana en el medio natural. Tal es la importancia de este campo de investigación y trabajo que se denominó patrimonio natural(o medioambiental) en contraposición al cultural. Pero seguir concibiendo naturaleza y cultura como ámbitos diferentes, sin reconocer su conexión, provoca una compresión segmentada de la realidad. Naturaleza y cultura conforman el patrimonio integral compartido. Entre ambas dimensiones existe conexión e interdependencia.

En Proyectos Culturales desarrollamos programas y proyectos para conocer y dar a conocer el rico patrimonio compartido que nos rodea. Nuestras líneas de trabajo son programas y proyectos de gestión patrimonial, programación cultural y formación. En este año, 2022, celebramos nuestro décimo aniversario con energía renovada para seguir avanzando en la gestión de nuestro patrimonio cultural.

El patrimonio cultural es pasado, presente y futuro

El patrimonio cultural conforma nuestra identidad. Nos ayuda a conocer mejor nuestro pasado, presente y futuro. Debemos protegerlo, conservarlo y difundirlo.